domingo, 25 de noviembre de 2012

Se llamaba Ángel

                           Para Ángel Bancalero

Se llamaba Ángel y era el diablo
ataviado con ropas de mendigo,
sorprendido a los pies de un retablo
jugando al póker con el enemigo.

Se llamaba Ángel y era el rapsoda
que lloraba tinta por los suburbios,
adulterando un wiski sin soda
con lunas heladas y pasados turbios.

Se llamaba Ángel y era mi hermano.
Asceta bastardo del Simbolismo.
Profeta en tierra de Benamejí.

Hoy amaneció más temprano,
y antes que cayera otro día al abismo
quemé mi guitarra pensando en ti.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Causa y efecto

Vuelvo para cumplir con los desmadres
propios de tu causa y mi efecto,
para presentarme ante tus padres
como el yerno pluscuamperfecto.

Vuelvo para llevarme los cabellos
que anoche me dejé en la almohada,
y barrerte de la espalda, con ellos,
la pólvora negra de esta intifada.

Vuelvo como la lluvia a tu despensa.
Vuelvo como la carne al bisturí,
a enjuagarte las estrías con yodo.

Vuelvo para cobrar la recompensa.
Por eso mismo estoy aquí.
Por eso nunca me fui del todo.


                   Los  camellos  te  venden  el  cielo  a   precio  de  costo.